Archivo diario: 10/06/2011

Abraham…un hombre de fé…Parte II

En este capítulo 17 de Génesis se efecuó la visita de los ángeles y la memorable interseción con el Angel-Jehová, en favor de los habitantes de Sodoma y Gomorra, Génesis 18.  En cada capítulo, tomamos el hecho más relevante en la vida de Abraham y todo cuanto le acontenció en su peregrinar en esta tierra.

Después de esto, (la destrucción de Sodoma y Gomorra) Abraham decide caminar hacia el Sur, hacie Gerar, en donde por segunda vez llamó hermana a Sara. Fue en esta región en donde nació Isaac, siendo Abraham de 100 años de edad.  Romanos 4: 19, 22, poco tiempo después Agar y su hijo Ismael fueron despedidos para que buscasen nuevo domicilio en donde habitar. Génesis 21.

Alrededor de 25 años después, Dios puso a prueba la fé de Abraham ordenandole que sacrificara a su propio hijo  y heredero de la promesa, sacrificio que debía de realizar sobre el Monte de Moriah. Génesis 22.

Después de 12 años Sara falleció y la cueva de Macpela fue comprada para cementerio. Génesis 23.  Siendo ya Isaac un hombre joven adulto, Abraham envió a su mayordomo a Mesopotamia para que escogiera una doncella de su parentela como esposa para Isaac.  El también se caso con Cetura con quien tuvo 6 hijos más, cada uno fundador de un pueblo distinto en Arabia.  A la edad de 175 años murió Abraham y fue sepultado por sus hijos Isaac e Ismael en la misma tumba de Sara.  Génesis 25.

El carácter de Abraham fué uno de los más notables de las Escrituras, fué un verdadero patriarca oriental , de costumbres libres y sencillas, un príncipe en la tierra; sus propiedades eran grandes, su comitiva muy numerosa, é inspiró respeto a sus vecinos, sin embargo, él no era verdaderamente sino un extranjero y peregrino, la unica tierra que poseía era el cementerio que había comprado.

Abraham se distinguía por su integridad, generosidad y su hospitalidad.

Fué notable por su sencilla e inquebrantable fé, siendo ésta tal, que obedecía sin vacilar y sin dilación y no cejaba ante la más terrible prueba que puede someterse un hombre; de modo que es justmente titulado ¨el padre de los fieles¨ esto es de los creyentes.

Repetidas veces se distingue por el honorable titulo de ¨el amigo de Dios¨  2 Crónicas 20:7, Isaías 41:8,  Santiago 2:23.  Ningún hombre de la historia es tan venerado por un porción tan considerable de la raza humana, tanto de los Mahometanos como de judíos y cristianos.

Entendió la promesa regocijandose en ella, de que en su divino descendiente, el Mesías, todas las naciones de la tierra serían benditas. Juan 8:56  y como a antecesor de Cristo y al padre de todos los creyentes, el pacto se le ha cumplido ampliamente. Su progenie espiritual es tan numerosa como las estrellas del cielo y con ella heredará la celestial Canaán.

Procuremos ser pues como Abraham, hombres y mujeres de fé.

Dios les bendiga.

 

 

Anuncios